MENTE DE NEGOCIOS

Cómo tener una MENTE DE NEGOCIOS activa

¿Mente de Negocios? ¿Cuál es la cuota de no darle mantenimiento a tu mente?

Las palabras “negocio” e “inversión” normalmente se usan en una misma oración cuando se está hablando acerca de comercio, prestación de un servicio o venta de un producto. Sin embargo, llevar estos conceptos al argot de la salud mental sería poco usual.

A pesar de esto, creo que pueden ser usadas, efectivamente, para dibujar una metáfora acerca de la importancia de la misma.

Los profesionistas de alto rendimiento, sin importar el giro, tenemos en común la herramienta con la que trabajamos: nuestra mente. Al estar frente a las exigencias que demanda el trabajo, día a día, todo se resume en la inversión de tiempo, esfuerzo, dinero, capacidad y sacrificios. Pero, ¿qué hay de la inversión en nuestra “máquina para pensar”? Conceptualicemos brevemente, ¿Qué es la mente? Casi invariablemente nos llevaríamos las manos a la cabeza o hasta podría pasar como el sinónimo de nuestro cerebro, y no.

MENTE DE NEGOCIOS

Mente de negocios

Por definición, la mente es el conjunto de nuestras capacidades adquiridas que abarcan todos los procesos cognitivos como la percepción, las emociones, el pensamiento y consciencia. Es decir, que la mente es sólo una noción, un expediente intangible, en donde podemos depositar todas estas capacidades bajo ese nombre y eso es lo que vale la pena aclarar.

Entonces, ¿mente y cerebro, no son la misma cosa? Simplificando, el cerebro es físico, la mente no. Esta última es la encargada de unir y encontrar significado a todo lo procesado por nuestro cerebro. De la mente podríamos extendernos a otros conceptos como la personalidad y la inteligencia pero sobre todo tomarla como la fuente de nuestro comportamiento. Lo no material que nace a partir de una función biológica. Una vez más, el cerebro crea mente. Tangible con intangible y por separado, imposible. Después de todo, se habla de salud mental, no de salud cerebral.

A qué me refiero con «Mente de negocios»

Me refiero a la mente como una “máquina para pensar” por aquello de ser un conjunto de piezas que trabajan juntas de manera puntual para realizar una tarea determinada y definitivamente no desde la perspectiva de estar automatizada y no tener errores. Así es más fácil entender que hasta la mejor máquina necesita mantenimiento y que de lo contrario, dejará de funcionar eventualmente.

MENTE DE NEGOCIOS

Si, estoy infiriendo que cualquier persona que no trate su salud mental con la seriedad que merece, puede caer y cavar un hoyo sin siquiera saberlo y quizá, darse cuenta muy tarde.

Hay que tomar en cuenta que, de acuerdo con La Organización Mundial de la Salud (OMS), se pronostica que para el 2020, la depresión será la segunda causa de discapacidad en el mundo, y la primera en países en vías de desarrollo como México 1, en donde además, lamentablemente, buscar atención psicológica es motivo de vergüenza. Para todos debería ser parte de la canasta básica. Huevos, jamón, queso y psicoterapia. Sin embargo, en un trote de alta productividad laboral, es menester.

Malabarear 10 pelotas no es lo mismo que hacerlo con 3. Es mucho más probable y hasta esperado, que en algún momento se pierda el balance y se caigan algunas al suelo pero para cuando eso pase necesitamos, más que nunca, una mente robusta para poder lidiar con la ansiedad, el estrés, la incertidumbre y las renuncias simbólicas que esto conlleve, aparte de todo el mundo emocional que representa la vida personal de cada quien. De lo contrario, esto terminará rebasándonos y convirtiendo nuestra productividad en veneno, inclusive hasta para nuestro cuerpo.

En conclusión de Mente de Negocios,

El primer negocio y la primera inversión para hacer posible todo lo demás allá afuera, somos nosotros mismos, internamente; priorizarnos de tal manera, que el producto de nuestra mente sea directamente proporcional al estado en el que ésta se encuentre. Y ahora, las letras chiquitas que nadie lee: Mente sana significa ponerse en contacto con las emociones, sentirse y saberse vulnerable, aceptar y tolerar esto porque el hecho de poder enfrentar las partes más incómodas de uno mismo es lo que más nos fortalece.

Opuesto a lo que dicta la cultura mexicana en la que nada este tema, buscar ayuda para mejorar la salud mental no se traduce en debilidad ni en poca autonomía para resolver problemas y tampoco significa que recurras a alguien más para que proporcione directrices acerca de las decisiones que tenemos que tomar con nuestra Mente de Negocios.

MENTE DE NEGOCIOS
Mente de Negocios

Más bien, se trata de un ambiente seguro de confidencialidad y una escucha atenta en un espacio semanal que es único para cada quien. No obstante, ya sabemos que poner un negocio y luego manejarlo no es cosa fácil. Primero, hay que ser valientes y dar el primer paso y después hay que ser pacientes, cosechar, esperar, regar y poco a poco ver el fruto de nuestro esfuerzo. ¿Qué mejor que sea el fruto de tu psique? Ten una MENTE DE NEGOCIOS ahora.

Deja un comentario

Ir arriba