MENTALIDAD EMPRESARIAL, ¿CÓMO FORTALECERLA?

0
1519
I have a lot of good ideas

Para fortalecer tu Mentalidad Empresarial, quiero compartir con ustedes cuáles son los 10 principios básicos que, desde mi experiencia de 9 años como empresaria en la industria de redes de mercadeo, considero debemos desarrollar.

Un Empresario Exitoso, es aquel que sabe mantener su mente en equilibrio, que aprende a controlar la ansiedad, el estrés, que sabe adaptarse a los cambios que se presentan. Y para lograrlo es indispensable poner en práctica ciertos principios que le permitan cuidar a uno de sus activos más importantes.

Principios para Fortalecer tu Mentalidad Empresarial:

Mentalidad Empresarial
Mentalidad Empresarial

1. Auto-Conciencia: El primero y más importante de todos los principios para tu mentalidad empresarial, es sin duda trabajar en nuestro autoconocimiento, procurar que los diálogos internos se den en forma positiva porque las principales conversaciones que tenemos en la vida son con nosotros mismos. También es indispensable observar e identificar nuestras fortalezas y áreas de oportunidad.

2. Enfoque: Hay que mantener siempre muy claro lo que queremos, para poder establecer las metas, el proceso que llevaremos a cabo y los tiempos para lograrlo. Y después de haber realizado esto, destinar todo nuestro pensamiento, esfuerzo y recursos para mantener el enfoque; obviamente si debemos estar atentos a nuestro entorno e incluso hacer ajustes, pero no debemos perder de vista los objetivos establecido.

3. Compromiso: Antes que dar nuestra palabra a otras personas, debemos crear un compromiso con nosotros mismos; porque como empresarios no tendremos un jefe que nos diga que, cuando y como hacer las cosas, somos nosotros quienes tenemos que creer en nuestro negocio, en apostar todo por lograr nuestras metas. Para poder comprometernos con otros primero debemos estar completamente comprometidos con nuestros sueños.

4. Profesionalismo con Mentalidad Empresarial: Llénate del conocimiento necesario sobre tu área de negocio, pero no permitas que solo se quede en tu mente, busca activamente llevarlo a la práctica y eso te llevará a convertirte en un verdadero profesional de tu área.

5. Modo Aprendiz: Nunca des por sentado que lo sabes todo, no caigas en el ego cuando tienes grandes éxitos; debes tener una actitud humilde y buscar aprender de personas que llevan un camino más recorrido que el tuyo, pero también de personas que tal vez están iniciando en su empresa, pero seguramente podrán enseñarte en algún aspecto de la vida o de los negocios.

6. Perseverancia y Constancia: Estar en acción constante, establecer un plan de acción que te lleve a ir avanzando paso a paso, recuerda que una empresa es como una cosecha, lleva su tiempo poder recoger los frutos.

7. Trabajar por metas y objetivos, no por tiempos: Quita de tu mente el trabajar por horarios, establece metas diarias, semanales, mensuales, semestrales, anuales, etc.; no te preocupes si las metas son pequeñas, lo importante es ir avanzando. Administra sabiamente tu tiempo porque es el único recurso que no es renovable.

8. Ser Proactivo: Tienes siempre que buscar avanzar, encontrando las formas de hacer que las cosas sucedan, crear tus propias oportunidades.

9. Trabajo en equipo: Nunca avanzarás más tu solo de lo que puedes avanzar en equipo; el éxito de uno será el éxito de todos. Tu como líder del equipo debes buscar en forma activa que se dé un espíritu de colaboración entre todos, crear una cultura de equipo, que todos se vean favorecidos por los logros de la empresa.

10. Aportar valor: La vida se trata de influir, dejar un legado, y eso se da cuando buscamos activamente que nuestra empresa aporte valor en la vida de nuestros semejantes; el dinero siempre es una consecuencia cuando hacemos las cosas desde el corazón, poniendo nuestra pasión y entrega.

Mentalidad Empresarial
Mentalidad Empresarial

Amigos lectores de «Mentalidad empresarial», recuerden que nuestro cerebro al igual que nuestro cuerpo necesita ejercitarse; y que mejor ejercicio podemos brindarle que el hábito de la lectura.